Sustracción de Menores

La sustracción de menores, a pesar de ser un delito poco habitual, es una posibilidad a tener en cuenta, sobre todo cuando uno de los cónyuges está pasando por un mal momento psicológico, o cuando uno de los cónyuges es un no nacional y desea volver a su país de origen.

Estudiemos los supuestos.

El primer caso contemplado por la ley española:

Traslado de un menor de su lugar de residencia sin el consentimiento del progenitor custodio

Se produce en el caso de que el progenitor No custodio cambiara la vivienda del menor sin que el progenitor que tiene la custodia (y que reside de manera habitual con el menor) hubiera aceptado.

Es decir, debemos analizar esta posibilidad desde dos puntos de vista ¿Soy el progenitor custodio? ¿O soy el progenitor no custodio? Dependiendo de esto, analicemos:

Soy el progenitor custodio

Si es usted el progenitor custodio y desea cambiar de residencia, el progenitor no custodio debe darle su consentimiento, en el caso de que exista oposición, deberá solicitar una autorización judicial. Generalmente no existen problemas al respecto, aunque podría darse la problemática para mudanzas a otras ciudades o comunidades, y evidentemente, si fuese fuera del territorio nacional.

Si ignoramos dicha necesidad de consentimiento, el progenitor no custodio siempre podrá recurrir a la vía judicial, y al no haber existido por su parte solicitud de consentimiento, incurrirá en mala fe si se puede demostrar que sabía que necesitada de dicha autorización. Recuerde siempre que la vía del consentimiento es siempre la más apropiada (ya sea vía el otro progenitor o vía autorización judicial).

Te puede interesar:

Soy el progenitor no custodio

En este caso la ley es más radical y estricta; se incurre en claro delito si cambia de residencia al menor sin autorización del progenitor custodio. La pena de dicho delito es pena de prisión de 2 a 4 años, y perdería el derecho al ejercicio de la patria potestad de 4 a 10 años.

tipos de SUSTRACCIÓN DE MENORES
No es un delito muy habitual, pero si estamos inmersos en un proceso de divorcio, debemos conocer sus variantes y como actuar.

El segundo caso que se contempla en la ley española es:

Retención de un menor por más tiempo del establecido por resolución judicial

Bien, en este caso la norma es sencilla:

Si es usted el progenitor no custodio, y “retiene” (es decir, el menor sigue con usted) más tiempo del que se establece en el régimen de visitas está incurriendo en dicho delito.

Este caso es el aplicable en el caso de que el progenitor no custodio, simplemente no devolviera al menor.

Vamos a explicar este caso un poco más profundamente:

En este caso es muy importante tener en cuenta las circunstancias que giran en torno a cada hecho en particular. La ley no le acusará de un delito por un caso menor o por situaciones excepcionales (es decir, no se planea acusar a un progenitor por el simple hecho de un error en los horarios, problemas de puntualidad, o una causa de fuerza mayor por ejemplo). Cada caso en particular deberá ser tenido en cuenta con sus particularidades.

¿Cuándo es realmente aplicable? Cuando la actividad de retención por parte del progenitor no custodio era claramente intencionada o cuando se tratase de algo habitual.

¿Qué pasaría si yo soy el progenitor no custodio y no se me respetan los tiempos establecidos en resolución judicial? Estaríamos hablando de un delito relacionado al régimen de visitas .

Tercer y último caso en la legislación española:

Sustracción Internacional de menores

En este caso hay dos variantes:

  1. El primer caso se rige por “DESPLAZAMIENTO
  2. El segundo caso es la “RETENCIÓN

Incurriremos en desplazamiento cuando se traslade al menor ilícitamente a otro país distinto del que reside (en este caso, sacar al niño o niña de territorio español sin el consentimiento del padre/madre)

E incurrimos en retención, cuando uno de los progenitores (no importa si es el padre o madre, o si es el custodio o el no custodio) traslade su residencia a otro país, impidiendo así que el otro progenitor pueda ejercer su derecho a visitas. Todo esto solo será posible si no existe autorización judicial.

Sin embargo, debemos puntualizar algo:

¿Este delito puede ser efectuado por alguien que no sea el padre o madre?

Sí, el delito está contemplado para varios tipos de familiares:

  1. Padre o madre (no importa que sea custodio o no).
  2. Los abuelos del menor (independientemente de la rama familiar).
  3. Los hermanos o cuñados de los progenitores (no importa de qué familiar).

El hecho de que el acto sea realizado por otro tipo de familiar (por ejemplo, un primo) no quiere decir que no sea delito, si no que será otro tipo de delito (con una pena mayor ya que no se tiene en cuenta el parentesco con el menor).

¿Y qué pasa si me arrepiento?

La ley contempla una situación especial y beneficiosa para los casos más graves en caso de sustracción de menores.

Si en menos de 24 horas desde la sustracción se comunica el lugar de estancia y se compromete a la devolución inmediata del menor o si procede a la devolución en un plazo inferior a esas 24 horas, quedará exento de pena de prisión.

Si la restitución del menor se hiciera sin el comunicado mencionado en el apartado anterior en el plazo de los 15 días siguientes, la pena de prisión será de 6 meses a 2 años.

LOS PLAZOS SE COMPUTAN DESDE LA FECHA DE DENUNCIA POR SUSTRACCIÓN

¿Y por qué sucede esto?

Es sencillo. El delito de sustracción de menores tiene un claro objetivo:

Que los menores regresen a su hogar con el progenitor custodio sanos y salvos, y que ambos progenitores (incluyendo al no custodio) conserven sus derechos en cuanto al menor. La mayoría de casos de sustracción de menores obedecen a problemas psicológicos por parte de uno de los progenitores que no puede aceptar la nueva situación; para favorecer el arrepentimiento por parte de estos y la devolución del menor en la mayor brevedad posible y en buen estado se les concede ese margen a los mismos.

Te puede interesar:

Consecuencia de la Sustracción de menores

En los dos primeros casos estaremos hablando de una pena de cárcel de entre 2 y 4 años y la inhabilitación para ejercer la patria potestad  de 4 a 10 años.

En el tercer caso (sustracción internacional de menores) la pena de prisión será de 3 a 4 años y la inhabilitación de 3 a 4 años.