Impugnación de paternidad

Hoy en día está a la orden del día que se den situaciones difíciles que tiene soluciones muy variopintas.

Hoy venimos a hablar y aclarar ciertas preguntas sobre la impugnación de paternidad, una solución a una situación que en ningún momento anterior al divorcio se había previsto pero que está ya más que extendida entre la “comunidad divorciada”

Impugnación paternidad

¿Qué significa “impugnación de la paternidad”?

Al uso, podríamos decir que impugnar la paternidad significa disolver los lazos de unión parentales con un hijo no biológico. Sería como decir, “ya no quiero ser padre de esta persona”, salvando las distancias y exagerando un poco claro está.

Lo mejor para definir qué es la impugnación de paternidad es utilizando un ejemplo.

Si yo en un determinado momento estoy con una persona la cual ha tenido una aventura y ha quedado embarazada de otra persona, pasado un tiempo puedo querer tanto a ese hijo que decido darle mis apellidos y legalmente quedar reconocido como padre suyo sin llegar a reconocer que ese hijo no es mio.

Pasado un tiempo, me divorcio y no termino de estar conforme con las obligaciones que se desprenden de esa paternidad que en un momento acepté y quise. En estas ocasiones es cuando se puede impugnar la paternidad.

Diferencias entre impugnación de paternidad y reconocimiento de paternidad

Aunque ambas son muy nombradas últimamente en televisión por programas de salsa rosa, mucha gente no conoce en que se diferencian estas dos formas de filiación.

La filiación es el vínculo que une a un padre con un hijo y que se desprende de ella una serie de obligaciones con este último. La filiación puede ser matrimonial o extramatrimonial.

La impugnación de paternidad se podrá dar por ejemplo en el caso de que existan dudas sobre la paternidad de un hijo ya que el nacimiento de este dentro de un matrimonio se presupone que no ha habido adulterio ni ninguna otra circunstancia parecida.

impugnación de paternidad
impugnación de paternidad

Mientras tanto, el reconocimiento de paternidad es el caso a la inversa, se busca el reconocimiento de un hijo de manera biológica.

En ambos casos es necesario presentar las pruebas necesarias que sostengan lo pedido.

¿Quién puede realizar el acto de impugnar la paternidad?

La paternidad puede ser impugnada o bien por el padre (ambos padre y madre) que tenga dudas, por el supuesto hijo o bien por personas con legítimo interés sobre el tema como por ejemplo herederos o representantes legales.

Hay que tener en cuenta que una vez se impugna la paternidad, dependiendo del custodio la persona que impugna podrá ver o no a la persona de la cual ha impugnado. Es posible que se pueda fijar un régimen de visitas o algo similar.

Impugnación de paternidad divorcio

Cuando un hijo nace durante el matrimonio o durante los siguientes trescientos días anteriores a la disolución de éste, el hijo nacido se presuponen hijos del marido.

Son muchos casos en los que debido a esta presunción el hijos queda atribuido a una persona que en realidad no es su padre y aquí es donde esta el derecho a impugnar la paternidad. aunque eso sí, la impugnación de paternidad queda sujeta a unas normas y plazos.

Requisitos y plazos para la impugnar la paternidad

En primer lugar, en la mayoría de los casos la impugnación de paternidad se da debido al desconocimiento de la ausencia de paternidad biológica por parte del padre. es por ello que la mayoría de requisitos son del tipo temporal, es decir, que no haya pasado x tiempo desde que se conoce la ausencia de paternidad.

Un posible daño colateral de impugnar es la posible alienación parental por parte del progenitor, es decir, que este le hable mal del impugnador diciéndole al menor frases como “él no te quiere y por ello no quiere ser tu padre”. Esta situación se debe tener en cuenta si posterior a la impugnación se quiere seguir manteniendo relación con el menor o menores.

Impugnación de paternidad  matrimonial

En este caso el plazo para impugnar la paternidad es de un año desde que se dio la filiación padre-hijo en el registro civil o bien si el padre desconoce que no es el padre biológico, un año a contar desde que se le pone en conocimiento.

Impugnación no matrimonial

En caso de no estar casados, la impugnación de paternidad se torna más difícil para el padre puesto que este solo podrá hacerla efectiva en caso de que el supuesto hijo esté en posesión de estado.

Impugnación de la filiación por reconocimiento de complacencia

La impugnación de paternidad por reconocimiento de complacencia se da cuando el padre aun sabiendo que no lo es biológicamente, acepta al hijo como suyo.

Los plazos son de un año en caso de estar casados o de cuatro años en caso de no estarlo. En caso de no estar casados, de igual manera es recomendable que se impugne cuanto antes si es lo que uno desea, ya que a la larga se pueden tener problemas debido a las relaciones paterno-filiales. Si deseas conocer más diferencias entre matrimonio y las parejas de hecho, puedes leer nuestro artículo que las recoge.